Las humedades en edificios son el principal peligro que corren los inquilinos de una vivienda. Aparecen como insignificantes manchas en la pared o un poco de parqué bufado y derivan en auténticas pesadillas para sus propietarios, que incluso pueden desembocar en problemas para la salud.

Tarde o temprano es un problema que acabará afectándote como usuario de un piso o una vivienda o como propietario de un bloque entero de oficinas. Es lo mínimo que te puede suceder y, si las coges a tiempo, las humedades son  sencillas de resolver.

Si aprecias un indicio de humedad en tu edificio, no dudes en contactar con tu experto en humedades. Lo más aconsejable siempre es abordar los problemas cuando son pequeños. Cuanto más insignificantes son, más fácil es encararlos y resulta siempre más económico solucionarlos.

Para resolver cualquier duda sobre las humedades en edificios y prepararte mejor para cuando estas se manifiesten en tu hogar hemos preparado un completo artículo con los principales tipos de humedades que pueden afectar a los edificios y con posibles tratamientos para solventarlas.

Tipos de humedades en edificios

humedades-en-edificios-impermeabilizar

 

Las humedades que pueden afectar a una vivienda o a un bloque de oficinas se pueden clasificar de distintas formas en función del origen de las mismas.

Existen, principalmente, tres tipos de humedades que pueden arruinar la estructura, las cimentaciones, la cubierta o los muros de cualquier edificio: humedades por filtración, humedades por condensación y humedades por capilaridad.

Si quieres distinguir una humedad de otra, tienes que leer las líneas vienen a continuación.

Humedades por filtración

Son las humedades más habituales y la causa principal es una mala impermeabilización del edificio. Las que aparecen con más asiduidad son las que tienen su origen en la lluvia. Se filtra el agua del exterior al interior. En episodios de tormenta donde cae mucha agua en poco tiempo, las paredes de los edificios se resienten si no se ha impermeabilizado correctamente el mismo.

Esta clase de humedades es frecuente que aparezca en azoteas, cubiertas, juntas de dilatación y muros que están en contacto con el terreno. Se producen filtraciones en gran media porque se ocasiona una rotura o un desgaste puntual de la impermeabilización o porque hay problemas en sumideros y canalones, así como otros elementos de recogida de agua.

Cabe destacar dentro de este tipo de humedades por filtración, las producidas a partir de la rotura de las tuberías presentes en el edificio, tanto de las de abastecimiento de agua como las de saneamiento (tuberías de recogida de aguas residuales y pluviales). En el caso de las tuberías de saneamiento, denominadas en edificación bajantes, se pueden producir también filtraciones debido a la existencia de juntas abiertas, debidas a una mala ejecución inicial o por movimientos posteriores. Las humedades generadas por este tipo de patologías en tuberías se localizan en las zonas de paramento vertical y horizontal cercanas a las acometidas de sanitarios u otros elementos, así como en las zonas donde se encuentran encastados los bajantes.

Humedades por condensación

humedades-en-edificios-por-condensacion

 

Este tipo de humedades surgen en elementos de la estructura del edificio en contacto con el exterior y techos, paredes y ventanas sin aislamiento térmico. Si tu edificio tiene humedades por condensación habrá manchas en zonas donde se produce una diferencia de temperatura o en un ambiente con un exceso de humedad.

Si no se cuenta con un buen aislamiento, esta clase de humedades se producen durante el rocío en las noches más húmedas. Se detectan muy fácilmente en ventanas que no estén aisladas, ya que aparecen unas gotas como si hubiera acabado de llover. En las paredes es un poco más complicado distinguirlas de otras humedades. El contexto es lo que nos hará percibir si es de un tipo o de otra.

Humedades por capilaridad

Son las humedades más complicadas de solucionar, ya que se originan en la estructura del edificio, en zonas de más difícil acceso que el resto de humedades. Suelen aparecer en la planta más baja del edificio, en sótanos, garajes o bodegas situados en edificios que se han construido sobre terrenos con una gran concentración de agua.

Tienen su procedencia en el subsuelo y suben por las paredes y tabiques de la planta inferior del edificio. Se distinguen de otras humedades porque sólo se producen en zonas bajas y porque la mancha que aparece en la pared no acostumbra a ser más alta de 1,5 metros. Es muy frecuente que este tipo de humedades surjan en zonas que han sufrido una inundación.

Tratamiento y soluciones de las humedades en edificios

Una vez que ya tienes claro los tres tipos de humedades que pueden afectar a tu edificio de oficinas o vivienda, conoce los distintos tratamientos y soluciones de las diferentes clases de humedades que existen.

Reparar humedades por filtración

humedades-en-edificios-por-filtracion

 

Las humedades por filtración pueden ser muy diversas y variadas. Puedes tener que llevar a cabo una impermeabilización superficial o sustituir totalmente el tejado del edificio en el caso que la estructura del mismo haya sufrido algún daño.

Como siempre sucede en estos casos, siempre es mejor prevenir que curar. Así que si quieres evitar una humedad por filtración, lo más recomendable es impermeabilizar la zona que temas que puede sufrir filtraciones, comprobar las tejas del tejado para descubrir algún desperfecto en alguna y revisar al menos una vez al año la planta baja del edificio o el sótano si hay alguna mancha.

En el caso de filtraciones procedentes de tuberías, se pueden solucionar rehabilitando internamente las tuberías mediante diferentes sistemas. En edificación existen dos sistemas principales de rehabilitación de tuberías: sistema de proyección sprayform y sistema de encamisado mediante manga continua. La principal ventaja de estos sistemas de rehabilitación de tuberías es que no necesitan realizar obras.

Reparar humedades por condensación

Las humedades en edificios por condensación se solucionan de manera sencilla ventilando el edificio de manera natural. Abrir la ventana 15 o 10 minutos es tanto una de las maneras más efectivas de prevenirlas como de solventarlas.

Otras veces no bastará con hacer esto y tendrás que instalar rejillas de ventilación en las cámaras de las fachadas o implementar otros sistemas que garanticen la renovación efectiva del aire del interior.

Reparar humedades por capilaridad

humedades-en-edificios-por-capilaridad

 

Las humedades por capilaridad se resuelven mediante la instalación de barreras físicas, así como láminas impermeables, barreras químicas, implementadas a base de inyectar en el muro compuestos siliconados cada cierta distancia o sistemas electro-ósmosis que inducen una corriente capaz de repeler el agua.

La mejor manera de prevenir las humedades en edificios es la detección precoz. Revisa periódicamente la planta baja, el sótano o el garaje del edificio y los tabiques de la planta baja. En estos lugares es donde suelen aparecer las primeras manchas que indican que el agua ha traído la humedad a tu finca.

Si sospechas que tu edificio tiene las características para ser pasto de las humedades o has percibido algún indicio que estén afectando al mismo debido a problemas relacionados con las tuberías y bajantes, contacta cuanto antes con un experto como Hidrotec. Hidrotec dispone de los equipos necesarios de inspección y rehabilitación para solucionar problemas de humedades derivados de patologías presentes en las tuberías de saneamiento.

¿Tienes preguntas o comentarios?