Se acerca el verano, llega el momento de darse un buen chapuzón. Si tenemos piscina en casa es hora de ir pensando en limpiarla y prepararla para la temporada de baño, dependiendo del estado de la misma, puede suponer una tarea que nos lleve más tiempo del que inicialmente habíamos previsto.
Existen soluciones que nos permiten disfrutar de la piscina en cualquier momento del año (cubiertas), pero seguramente la hayamos dejado descansar todo el invierno… En este caso, necesitaremos algunos consejos para que no nos cueste nada poner a punto la piscina este verano.

chapuzon piscina verano

La preparación de ésta no se limita sólo a vaciar el agua que ha contenido durante la época de frío, sino que requiere unos tratamientos específicos para garantizar la salubridad del agua.

A lo largo del invierno, las lluvias, las heladas, el granizo o las impurezas arrastradas por el viento, pueden ensuciar el agua y causar daños en nuestra piscina. Con la llegada del periodo estival y, tras hacer un correcto invernaje, la puesta en funcionamiento de la piscina y su mantenimiento será mucho más sencilla. Estableceremos un calendario de actividades para llevar de forma ordenada su mantenimiento y limpieza.

Empezaremos por comprobar que la construcción no está deteriorada y que los instrumentos de depuración funcionan correctamente; son sólo algunas de las precauciones que hemos de tener en cuenta. Tampoco olvidaremos el tratamiento químico, del cual dependerá la ausencia de microorganismos y bacterias perjudiciales para la salud.

piscina sucia

Tras las reparaciones oportunas, es necesario efectuar una limpieza a fondo, ya que tras muchos meses sin utilizarla, la suciedad se habrá acumulado en las paredes. Lo primero que debemos hacer es vaciar la piscina, si es que tiene agua de la temporada pasada, y frotar las paredes pasando el limpiafondos. Con cepillos diferentes según el material del vaso se aplicarán ácidos, que dependerán del tipo de piscina. Es importante recordar que nunca se usarán jabones: ya que producen efectos reactivos con el cloro y otros productos químicos y, además, sale espuma, aunque lo aclaremos muy bien.

A continuación, será necesario aplicar un producto antialgas para prevenir el desarrollo de estos microorganismos vegetales. No olvidemos, por si las moscas, comprobar el correcto funcionamiento de todos los elementos de la piscina. Antes de llenarla es muy importante revisar el estado de la depuradora, que sirve para limpiar el agua, la bomba y los filtros, que la purifican y permiten su circulación, el skimmer, cuya entrada, en forma de pequeñas ventanas encontramos en las paredes de la piscina, que aspira las impurezas de la superficie y las deposita en un cestillo, duchas, escalerillas, etc.

Veremos ahora, de manera más detallada, cómo llevar a cabo el mantenimiento de una piscina en temporada, tanto de manera semanal como diaria:

Mantenimiento semanal

Cloro

La recogida de residuos no es suficiente para mantener en perfectas condiciones el agua, sino que es imprescindible realizar una cloración. El cloro sirve para desinfectar el agua y eliminar posibles bacterias y microorganismos. Una alerta muy importante es el color del agua. Cuando se vuelve de color verdoso, quiere decir que los microorganismos están saturando el agua. Si es necesario, reponemos cloro con un dosificador (es conveniente que lo apliques en horas en las que no se va a usar la piscina). ¡Recuerda! Aplicar las cantidades correctas de cada producto químico a utilizar, teniendo en cuenta que una alteración de los baremos correctos puede llevar a problemas de salud, enrojecimiento, sequedad ocular, etc. La frecuencia con la que se utiliza depende de factores como el entorno, el tamaño de la piscina o el número de personas que se bañan en ella. La cantidad apropiada para una piscina estándar (100 m3) es de cuatro kilos al mes.

Floculante

Añadimos floculante, éste sirve para eliminar la materia orgánica,que se apelmaza y se recoge en el filtro. Con el floculante podremos recoger toda la suciedad disuelta en el agua bien sea con un cepillo o un robot aspirador.robot piscina

Depuradora

Recuerda que la suciedad, partículas que llegan al filtro, poco a poco van saturando el mismo hasta llegar a obturarlo. Una vez por semana debemos realizar un lavado contracorriente para liberar las partículas del circuito. La limpieza del fondo es muy importante; esta tarea será muy sencilla si disponemos de un robot. De lo contrario, es posible realizarlo de forma manual con un aspirador especial. En cualquier caso, disminuiremos los residuos si por la noche tapamos el vaso con una cubierta, muy sencilla de instalar.

Skimmer y filtro

Retiramos los residuos del cesto del skimmer y limpiamos los filtros, sustituyéndolos, si fuera necesario. Depende del tipo de depuradora que tengamos. Podemos encontrar filtro de cartucho (se sustituye por otro de similares características) o puedes encontrar filtros de arena. La acumulación excesiva de hojas, insectos y todo tipo de deshechos puede causar problemas, entre ellos el atasco de la cesta de la bomba.

Mantenimiento diario

Limpieza de superficie

Una vez que tenemos preparada la piscina, está lista para largos baños. Sin embargo, no se pueden olvidar los cuidados diarios. La limpieza de la superficie se lleva a cabo con un recogehojas, muy útil para retirar deshechos vegetales o insectos.limpieza hojas piscina

Limpieza de fondo y paredes

Con un cepillo recto eliminamos cualquier tipo de suciedad adherida al fondo o paredes. Al igual que en el caso anterior, aumentaremos la duración de los filtros y la calidad del agua.

Control del pH del agua
Es impresncible que mantengamos los niveles de pH. Para ello usamos un kit de control y recuerda que el valor adecuado debe situarse entre 7.2 y 7.6 de pH. Estos niveles se miden con comprobadores, mantener unos niveles adecuados es imprescindible para evitar problemas como el escozor de ojos o picores.

Para analizar el pH debemos enjuagar primero el vaso medidor en el agua de la piscina a analizar (elimina impurezas o falsa medida de pH). Después, lo llenamos con agua y añadimos unas gotas o pastillas reactivas en la proporción que indica el fabricante. Agitamos durante unos segundos y revisa el color en comparación con la muestra de control. Si tras la medida observamos que los valores no son los adecuados, usaremos un corrector para mejorar el nivel pH.cloro piscina

Cuando el valor se encuentra por encima de 7.6 el agua se convierte en alcalina, atacando la capa ácida protectora de la piel, reduciendo el cometido del cloro en el agua, creando cloraminas y manchando las paredes y suelos de la piscina. Asimismo, debemos mantener constantes los niveles de cloro, nunca pueden estar por debajo de 1’0 partes por millón. Para ello, añadiremos cloro diariamente o utilizaremos tabletas de cloro que podemos cambiarlas cada semana si es necesario

Si el valor está por debajo del 7.2 el agua se convierte en ácida. Un agua ácida puede corroer los elementos metálicos de la piscina (escaleras, barandillas, boquillas), es irritante para piel y ojos y evita la floculación del agua.

 

Desde Hidrotec os aconsejamos que realicéis un mantenimiento periódico para que la puesta en marcha sea mucho más rápida y sencilla, lo que también ayudará a reducir el consumo de agua; mejorar los elementos mecánicos, depuración, cloración, skimmer etc (reducción de averías) y proteger la obra, el agua mantiene estable la presión sobre las paredes evitando la aparición de grietas o fisuras.

Ya puedes disfrutar de un relajante baño o nadar mientras tu piel se broncea. Son las ventajas de tener una piscina a las puertas de casa. Pero es necesario concienciarse de que el agua no se conserva por sí sola, un entorno natural de plantas y árboles, junto al ir y venir de los bañistas, contribuye a ensuciar la piscina… por lo que límpiala a diario.

 

piscina verano

Ahora sí, ¡todo listo para el primer chapuzón!

¿Tienes preguntas o comentarios?