La disponibilidad de recursos hídricos es uno de los mayores retos a los que se enfrenta nuestra sociedad. La creciente inestabilidad que presenta la disponibilidad de agua, caracterizada como estrés hídrico, nos ha llevado a diversificar nuestros consumos y buscar alternativas que reduzcan el impacto de la actividad humana sobre las reservas naturales y artificiales de agua.

Una de las soluciones que lleva años funcionando son las aguas residuales regeneradas. ¿Sabes qué son las aguas regeneradas? Te lo explicamos a continuación

1. ¿Qué son las aguas regeneradas?

Las aguas regeneradas son aguas residuales depuradas en EDAR que reciben un tratamiento complementario o terciario, con tal de reducir su carga contaminante y cumplir con los parámetros establecidos, para su reutilización.

La idea detrás de las aguas regeneradas es la reutilización de recursos desechados que presentan problemas de gestión debido a la concentración de contaminantes o el impacto negativo de su vertido.

Como habréis notado, el concepto de aguas regeneradas supone la transformación del tradicional ciclo del agua lineal hacia un modelo propio de la economía circular.

aguas regeneradas

2. La Calidad del agua regenerada

Para poder reutilizar las aguas residuales, además de realizarles un tratamiento terciario, éstas deben superar un seguido de controles bajo parámetros críticos estrictos dependiendo del uso al que se destinen. Del mismo modo, la normativa establece la frecuencia en que han de realizarse los controles.

Habitualmente, estos parámetros de control incluyen la concentración de nemátodos intestinales, escherichia coli, sólidos en suspensión, turbidez y otros contaminantes biológicos como legionela, salmonella, etc.

Además, si un agua a reutilizar va a ser utilizada varias veces, se tomará de referencia los parámetros del uso más restrictivo.

3. Usos autorizados

Los usos autorizados son en su mayoría los siguientes:

  • Usos urbanos: Riego de jardines privados y de zonas verdes urbanas, descarga de aparatos sanitarios, baldeo de calles, sistemas contra incendios, lavado industrial de vehículos
  • Usos agrícolas: Riego de todo tipo de cultivos, riego de pastos, acuicultura
  • Usos industriales: Aguas de proceso y limpieza, torres de refrigeración y condensadores evaporativos industriales.
  • Usos recreativos: Riego de campos de golf, estanques y masas de agua ornamentales.
  • Usos ambientales: Recarga de acuíferos por percolación y por inyección directa; riego de zonas verdes; Silvicultura; y mantenimiento de humedales y caudales mínimos.

4. Usos no autorizados

Hay que tener en cuenta que su uso es restrictivo y hay una serie de usos no autorizados. Estos son los siguientes:

  • Consumo humano, excepto en situación de catástrofe, en que se establecerán parámetros de control inferiores bajo autorización y supervisión sanitaria.
  • Industria alimentaria
  • Instalaciones hospitalarias
  • Cultivo de moluscos filtradores
  • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos no industriales
  • Fuentes o láminas ornamentales en espacios públicos o interiores de edificios públicos
  • Cualquier otro uso que suponga un riesgo para la salud

5. Oportunidades y beneficios del agua regenerada

Como habéis podido ver, las aguas regeneradas son una importante alternativa viable de agua para incluir en los planes hidrológicos del territorio. Sus beneficios van más allá de la reducción de la extracción y uso de agua potable, sino que supone una recuperación de nutrientes para uso agrícola, que supone a su vez en una reducción del uso de fertilizantes. Por si fuera poco, reduce también los vertidos al medio ambiente, mejorando el estado general de las aguas, ayudando a conservar también los caudales naturales y una reducción de costes del consumo de agua en industria y el sector agrícola.