En el último siglo los avances científicos y tecnológicos han traído muchas ventajas, pero también un impacto negativo. Las redes de alcantarillado, hoy en día, están amenazadas por los “Fatberg”, un potente obstructor que tiene incidencia directa en la acción humana.

En las siguientes líneas te descubrimos qué es un Fatberg y los daños que ocasiona en las alcantarillas de las principales ciudades.

¿Qué es un Fatberg?

Son compuestos formados por toallitas y otros desechos que, al no degradarse en el agua al paso por los conductos sanitarios, son los culpables de la obstrucción de las tuberías.

fatberg-atascada

El nombre de Fatberg lo acuñaron técnicos de la compañía Thames Water del Reino Unido. Es un acrónimo de las palabras inglesas “Fat” (grasa) y “berg” (montaña). Desde el año 2015 se encuentra en el Oxford Dictionaries Online como una entrada más.

Los desastres más sonados de los Fatberg

Cada día la acumulación de residuos que no se deshacen provoca daños en las tuberías que sólo pueden remediar técnicos expertos en redes de alcantarillado como Hidrotec.

No obstante, hay algunos sucesos vinculados con el fatberg que han dado para entrar en un informativo o en una sección de un periódico.

Te mostramos, a continuación, los que han tenido más repercusión y han provocado un revuelo mayor:

  • El 6 de agosto de 2013 un fatberg que tenía el mismo tamaño que un autobús y pesaba 15 toneladas, formado por grasa alimenticia y toallitas húmedas, fue descubierto en desagües bajo el London Road en Kingston upon Thames (Londres).
  • El 1 de septiembre de 2014, distintos residuos variados como grasa, toallas húmedas, comida, pelotas de tenis y tablones de madera que juntos medían lo mismo que un Boeing 747 fueron localizados y limpiados por profesionales de saneamiento en un desagüe que se encontraba debajo de una sección de carretera de 80 metros en Shepherd’s Bush (Londres).
  • El 3 de septiembre de 2014 el sistema de alcantarillado de Melbourne, (Australia) se obstruyó por una masa enorme de grasa y desechos de basura.
  • En enero de 2015, se hizo viral un vídeo de la compañía galesa Welsh Water donde se puede ver un Fatberg en desagües de la ciudad de Cardiff. Lo lanzó en el marco de una campaña contra el bloqueo de drenajes.
  • En abril de 2015 trascendió a los medios que un Fatberg de 40 metros de longitud había sido suprimido del alcantarillado de Chelsea, (Londres). Se tardaron más de dos meses en eliminar el fatberg y el  coste para repararlo ascendió a 400.000 libras.
  • En julio de 2015, un Fatberg de 120 metros de longitud fue visto en Welshpool, en Gales.
  • En enero de 2016, un Fatberg provocó un bloqueo cerca de Newcastle, Nueva Gales del Sur, Australia, que dañó la estación de bombeo de aguas residuales de Eleebana. El Fatberg pesaba, más o menos, una tonelada (1,1 toneladas) y tardó cuatro horas en ser extraído con una grúa.
  • En septiembre de 2017 se halló un Fatberg de 250 metros de largo que tenía un peso superior a las 140 toneladas en Whitechapel, (Londres) Costó 1 millón de libras por mes. Según las primeras previsiones, los funcionarios establecieron que eran necesarios dos meses para eliminarlo completamente.
  • En septiembre de 2017, un Fatberg compuesto de grasa congelada, toallas húmedas y desperdicios se encontró debajo de Baltimore, (Maryland) y provocó derrames de 1,2 millones de galones en el arroyo Jones Falls.

La lucha contra los Fatberg, un problema de las ciudades modernas

A pesar de que los romanos también tenían que encargar a sus esclavos a que se metieran debajo tierra para limpiar las alcantarillas, lo cierto es que no ha sido hasta la época contemporánea que el tamaño de los fatbergs ha acarreado serios problemas a las ciudades. Y es que en la época romana estos eran de poco tamaño. En cambio, los actuales, tienen tales dimensiones que se notan.

fatberg-agua

Ya en 1884 Nathaniel Whiting tuvo que patentar en San Francisco la primera trampa para atrapar la grasa que obstruía las alcantarillas. Desde entonces la preocupación por los Fatberg ha ido en aumento.

El asunto ha alcanzado un calibre tan elevado que Tom Curran, de la Universidad College Dublin, está en posesión de la primera beca Fulbright que se ha concedido a un científico para combatir contra los Fatbergs. Investiga el desarrollo de sensores que permitirían avisar a las ciudades de su formación antes de que alcanzaran ciertos tamaños que dificulten su eliminación.

Las ciudades cada vez más invierten más en concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de no tirar grasas ni elementos que no se puedan degradar en contacto con el agua de las tuberías.

Hidrotec, expertos en saneamiento de tuberías, cuenta con los equipos materiales y humanos para acabar con los Fatbergs de las redes de saneamiento urbano.

¿Tienes preguntas o comentarios?