Las bajantes son aquellas tuberías que recogen las aguas residuales y pluviales de un edificio, ya sea histórico, público o de una comunidad de vecinos. La avería y la respectiva reparación de bajantes conlleva no sólo una inversión económica, también una serie de contratiempos que pueden prevenirse.

En lo económico, cabe decir que muchas de estas averías no vienen incluidas en las pólizas de seguro, pues se tarifican como “falta de mantenimiento”. Y en cuanto a los contratiempos, algunos ejemplos son el corte del suministro de agua, las humedades y la afectación de paredes comunes o particulares.

Evitar los problemas de bajantes es una tarea muy sencilla. Sin embargo, implica unos cambios de hábitos que no siempre son sencillos de adoptar. Ser conscientes de que el buen estado de las bajantes depende de los inquilinos del edificio resulta primordial.

Dicho de otra manera, más vale prevenir que curar. A continuación se nombran algunos buenos hábitos para conservar las bajantes de forma correcta.

Consejos para evitar la reparación de bajantes

  1. No utilizar el inodoro como vertedero de basuras: este punto también incluye cualquier red de evacuación de agua. Tampoco se deben verter plásticos, papeles, complementos para la higiene femenina (tampones, compresas,…) y gomas, bastoncillos u hojas de afeitar. Todos estos objetos obstruyen y pueden causar roturas en las bajantes.
  2. No utilizar ácidos ni productos muy agresivos para desatascar. Muchas personas utilizan sustancias corrosivas para desobstruir las tuberías y bajantes. Piensan que son adecuadas, pero ni mucho menos. Los productos biodegradables son los más recomendables para ello. Con ellos, se evitan las espumas que se petrifican dentro de los sifones y arquetas de la CCVV.
  3. No arrojar pinturas, ceras o productos disolventes: parece muy complicado no poder hacerlo, pero debe evitarse para no maltratar las tuberías. Algo tan sencillo como aclarar, en la bañera o en la pica, los utensilios utilizados para pintar una pared no es recomendable. Hay que tener en cuenta que este tipo de productos se adhieren a la pared de las tuberías, provocando el cúmulo y consecuente atasco.

tuberia reparacion de bajantes

¿Qué hacer cuando la reparación de bajantes es inevitable?

Pese a los pesares, cambiar hábitos y pasar de la teoría a la práctica no siempre es tarea sencilla. En muchas ocasiones, el cambio de hábitos no siempre es suficiente. La reparación de bajantes resulta lo más conveniente para las instalaciones.

Ante esta situación, lo más conveniente es ponerse en manos de profesionales. En la actualidad, existen diversos métodos de reparación de bajantes. Los más demandados son aquellos que no precisan obras en los edificios.

La razón de este hecho radica, precisamente, en lo que se comentaba con anterioridad sobre las molestias a los inquilinos. Sin obras, estas molestias no existen y las maniobras son más llevaderas. Todo ello sin perjudicar a la efectividad del proceso.

Entre estos métodos de rehabilitación destacamos el sistema de reparación de bajantes mediante proyección SprayForm, totalmente optimizado para ámbitos de la edificación, ya que genera un nuevo bajante continuo en el interior de la antigua tubería, otorgando de esta manera estanqueidad al conjunto y sin tapar acometidas.

Antes de iniciar la reparación de bajantes, se procederá a un estudio previo mediante inspección con cámara de TV. De esta manera, se podrán valorar los trabajos de reparación y los operarios conocerán mejor la estructura y cómo empezar dicha reparación.

Asimismo, cualquier cambio en la instalación y en el uso de la red de saneamiento también se podrá llevar a cabo gracias a este estudio. Las patologías y las fugas se localizarán y se repararán con la mayor rapidez posible. El resultado de este proceso será, por supuesto, la solución de la avería.

 

¿Tienes preguntas o comentarios?