Si estás leyendo este artículo seguramente sea porque tienes una vivienda rural o una segunda residencia aislada de un núcleo urbano y necesitas consejos útiles para llevar un buen mantenimiento de fosas sépticas.

Tanto si se trata de una fosa séptica antigua o nueva, estas no requieren de mucho mantenimiento. Tan sólo te bastará con seguir una serie de instrucciones para garantizarle una larga vida.

Descubre, a continuación,  todo lo que tienes que hacer para cuidar tu sistema de saneamiento de aguas residuales.

Consejos para el mantenimiento de fosas sépticas

mantenimiento-de-fosas-septicas-desagüe

 

  1. Realiza inspecciones periódicas. Se recomienda comprobar una vez al año el estado de la misma, si se trata de una fosa séptica antigua se recomienda que la comprobación y la limpieza se hagan en periodos más cortos. Verifica que el nivel de sólidos acumulados en el tanque sea el adecuado. Los profesionales de mantenimiento de fosas sépticas sugieren vaciar el depósito cuando alcance el 25% o el 33% de la capacidad total.
  2. Registra su comportamiento. Cada vez que examines el sistema de saneamiento de aguas residuales que tienes instalado en tu hogar, anota la actuación de los distintos elementos y elabora un informe. De esta manera, podrás llevar el control riguroso necesario para  realizar una correcta conservación de las funciones de tu fosa séptica.
  3. Vacía el tanque con regularidad. Como regla general, tendrás que bombear el depósito de tu instalación una vez cada tres años para eliminar los sólidos acumulados. No obstante, te conviene revisar su estado una vez al año, ya que, cuando estos alcancen la mitad del tanque, deberás retirarlos. Acuérdate de descargar solamente el 80% del contenido del tanque.

Condicionantes que afectan a la frecuencia del vaciado

El clima de la región donde esté construida tu casa afecta al mantenimiento de la fosa séptica. En el norte, con temperaturas más bajas que en el sur, se acumulan más sólidos en el tanque que obligan a realizar la limpieza de la fosa séptica más a menudo.

El tamaño del tanque y el volumen del agua residual también obliga a descargarlo antes o después e iniciar o posponer su higienización.

correcto-mantenimiento-de-fosas-septicas

Procedimiento de limpieza de fosa séptica

Para llevar a cabo una correcto vaciado y limpieza de fosas sépticas, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Abre la tapa del tanque despacio y con cuidado. Los gases generados en el interior por la fermentación del lodo y los materiales fecales son muy tóxicos, así que hay que liberarlos poco a poco y tratar de no respirarlos.
  • No fumes cerca de la fosa. El gas metano producido en la misma es altamente inflamable. Podría provocar una explosión.
  • Aspira primero la capa superficial. Luego, introduce la bomba aspiradora poco a poco, pero sin llegar al fondo. No se recomienda eliminar la capa inferior.
  • Deja un 20% de la parte sólida para permitir que se puedan reiniciar las tareas de depuración.
  • No rellenes el tanque con más agua del lodo que has eliminado. Puedes averiar el sistema de fosa séptica.
  • Aprovecha para limpiar los filtros con agua a presión.
  • Vierte la dosis de activador bacteriano que sugiera el fabricante de la fosa séptica.
  • Cierra el tanque y evita que se pueda abrir con facilidad. Una apertura de la fosa errónea puede provocar asfixia e incluso la muerte.

Con un correcto mantenimiento y limpieza de las fosas sépticas, te aseguras que estas te duraren años.

Hábitos positivos para cuidar tu fosa séptica

productos-limpieza-mantenimiento-fosa-septica

 

Pero además de todas estas recomendaciones, existen una serie de buenas prácticas que los miembros de tu hogar deben conocer para mejorar el estado de las mismas y reducir los esfuerzos por mantener tu sistema en óptimas condiciones.

  1. Evita tirar una cantidad excesiva de químicos. Los miembros de tu familia tienen que tener claro que el desagüe de la cocina o la taza del váter no es un vertedero. La fosa séptica y las bacterias de la misma van a aguantar los detergentes que utilices en las tareas habituales de la limpieza del hogar. Pero no abuses y tires el aguarrás que usas para pintar el piso u otros componentes.
  2. Aleja del desagüe restos de comida y toallitas. A pesar de que muchas veces lo cómodo sea utilizar la pica para eliminar los aceites sobrantes al cocinar y usar el inodoro como papelera para tirar compresas, toallitas húmedas o algodones desmaquilladores, lo cierto es que la fosa séptica sufre deterioro por causa de todos estos residuos. Esta basura que desechas no se descompone adecuadamente y genera elementos sólidos que pueden perjudicar el sistema de la fosa séptica que tienes instalado en tu casa. La grasa acumulada puede incluso taponar las tuberías, podemos ahorrarnos problemas más graves si cuidamos el mantenimiento de fosas sépticas alejando estos residuos de los desagües.
  3. Utiliza papel higiénico de calidad.Comprueba que el papel que utilizas para tu higiene personal tenga unas características concretas y se deshaga completamente en el agua. Puedes hacer un experimento sencillo para averiguar si se descompone. Introduce papel en una jarra tapada y agítala. Si se desintegra totalmente en el agua significa que el producto es inocuo para tu tanque séptico y por lo tanto no necesitará tareas de mantenimiento de fosas sépticas.

El mantenimiento de fosas sépticas requiere de dedicación y constancia, así que puede ser una buena solución confiarlo a profesionales y evitarse problemas.  Recuerda que la experiencia es un grado.

¿Tienes preguntas o comentarios?